artesania



Alfarería, cestería, vajillas y loza utilitaria de barro de alta y baja temperatura, alhajeros, charolas, bateas de laca y maque, herrería, piezas de cantera en arquitectura y escultura, mantelería deshilada y a gancho y blusas bordadas. 

Las Catrinas de Capula 

La producción de las Catrinas de Barro es una alternativa artesanal de los alfareros de Capula, poblado perteneciente al municipio de Morelia. Son esculturas trabajadas con la técnica del pastillaje cocidas al natural o vidriadas; algunas son pintadas con engobes de colores y otras decoradas en frío con pinturas acrílicas o vinílicas. 

Arte Plumario 

Esta manifestación artística ha llegado con muchas dificultades hasta nuestros días como herencia de la época prehispánica. En aquel entonces fue común entre las labores indígenas que la aplicaban en escudos, estandartes, penachos, mosaicos, mantas y otros atuendos para los miembros de clases gobernantes.

En Michoacán no se desconocieron las técnicas del arte plumario, si bien el desprecio de los conquistadores lo confinaron al olvido por un largo periodo, hoy se hacen esfuerzos impetuosos por rescatarlas. 

Alfarería de Zinapécuaro 

La alfarería de este lugar ha adquirido gran reconocimiento por su diversidad de producción, en particular por el color amarillo ocre de la arcilla que se obtiene en las minas de la población.

Podemos encontrar alfarería tradicional que consiste en ollas y cazuelas que se distinguen de la alfarería de otras regiones por su “chorreado” de color verde, entre ellas puede destacarse la “chonda” como le llaman los artesanos, que es una olla en forma de jarra con alargamiento del gollete y asa. En este proceso, la greta se aplica al interior de las mismas, se deja escurrir irregularmente al exterior para otorgarles un acabado vidriado que contrasta con el color natural del barro. También se hacen barriles vidriados en verde y negro.

Por su calidad destaca la alfarería bruñida en las famosas calabazas que son para uso decorativo. En años recientes, alfareros de este lugar han rescatado la técnica prehispánica que le nombran al negativo, porque su proceso es similar al revelado fotográfico; estas piezas regularmente las encontraremos con temas de reminiscencia prehispánica.

Más información: http://iam.gob.mx/