historia



Es el lugar elegido por los antiguos Purépecha para el recreo de la nobleza indígena y como centro místico por excelencia. La etimología de su nombre es motivo de polémica, porque puede significar “puerta del cielo” o “lugar de la negrura”; decían que ahí estaba la puerta del cielo y no estaban lejos de la realidad porque la ciudad y sus alrededores son sitios apacibles y hermosos. 

En la época prehispánica, fue importante centro ceremonial de los Purépecha. Es uno de los pueblos típicos más bellos de América. Sus magníficas construcciones de adobe y teja, sus monumentales templos y su espectacular Plaza Vasco de Quiroga la convierten en uno de los principales centros turísticos de la República Mexicana.