mariposa

La Mariposa Monarca (Danaus Plexippus)

La Monarca es un ejemplar de la familia de los lepidópteros; sus tonos naranjas, blancos y negros resaltan al contrastar con el verde de los bosques y el azul intenso del cielo.

Desde el norte de Estados Unidos y el sur de Canadá, las mariposas que nacen durante el verano constituyen la única generación que participa en el fenómeno migratorio, en un viaje de 4,500 kilómetros, cruzando varios estados de la República Mexicana hasta llegar a los Santuarios “El Rosario” en Ocampo y “Sierra Chincua” en Angangueo, al oriente del estado de Michoacán en busca de condiciones benignas para hibernar y alcanzar la madurez sexual.

Ya en los santuarios, una vez que las mariposas adultas han alcanzado su madurez sexual y copulado varias veces, vuelan hacia las praderas del sur de los Estados Unidos y Canadá, pero en el camino mueren y nacen cuatro generaciones del insecto; las larvas sufren metamorfosis para convertirse en pupas, crisálidas, y finalmente en Mariposas Monarca, que en cuanto pueden volar, avanzan cada vez más al Norte.

La quinta generación, nace ya en territorio de Canadá y Estados Unidos, durante el verano y a diferencia de las cuatro generaciones anteriores, vive lo suficiente para emprender el viaje completo hacia al Sur, hacia la Reserva de la Biosfera.

Para reproducirse, la Mariposa pone sus huevecillos sobre una especie de planta llamada Asclepia, comúnmente conocida como “venenillo” o “algodoncillo”. Estas plantas contienen un alcaloide venenoso para otras especies, pero proporcionan protección a la mariposa, ya que las vuelve dañinas para las aves que se atreven a depredarlas.

La zona que constituye la Reserva de la Biosfera ofrece a la mariposa condiciones favorables tales como la vegetación y la temperatura en los bosques de Pino y Oyamel.

Por muchos años se pensó que el insecto pasaba el invierno en zonas tropicales y subtropicales pero en 1975, después de una paciente búsqueda, el zoólogo canadiense Fred Urquhart, encontró el lugar de hibernación. Para sorpresa de muchos estaba en una zona fría, con una altitud promedio de 3,200 metros sobre el nivel del mar, en la majestuosa Sierra Madre Occidental de México.

Su vuelo es solamente diurno. Así, las mariposas que arriban a los santuarios nunca antes habían estado en ellos, pues son la quinta generación descendiente de las que partieron en la primavera anterior.

El cómo se orientan en tan largo recorrido sigue siendo una incógnita. Lo más sorprendente del caso es que ninguna mariposa completa un recorrido de ida y vuelta, ya que viven sólo unos meses.



Sugerencias

Horario: Te sugerimos llegar durante las primeras horas de la mañana (9-10 a.m.). Las Mariposas vuelan únicamente cuando hay sol. Llegar temprano te ofrece la oportunidad de verlas en movimiento, recuerda, que en las zonas montañosas, incluye el clima de manera diferente y a menudo se nubla desde medio día.

Calzado: Te recomendamos usar zapatos cómodos (deportivos o de montaña). Los santuarios se ubican en zonas boscosas y a menudo son lodosos.

Vestido: Los santuarios son lugares fríos. Llevar ropa abrigada e impermeable.

Transporte: Tienes acceso únicamente hasta el área de estacionamiento (ubicada a 2 kilómetros de caminata a cada santuario).



sectur-mich michoacan pleca-mariposas